Reencuentro con el Pacífico

Brevemente haré esta entrada mencionando un fin de semana en el que nos fuimos a visitar la playa de Las Peñas, en la provincia ecuatoriana de Esmeraldas. Este pequeño pueblo de pescadores, además de unas playas prácticamente desérticas, ofrece una serie de casetitas rudimentarias donde puedes probar la gastronomía típica de la provincia. Disfrutamos de unos ricos encocados, camarones reventados y arroces con mariscos. Todo aderezado con raspaditos de coco. En la playa abundan los cangrejos, que se alejan cuando te acercas a mirarlos. Los atardeceres son agradables y los mosquitos voraces. Aprovechamos la cercanía a la Reserva Cayapas-Mataje, donde se

Montañas y lagos

Siempre me han gustado las montañas, el fresquito a su alrededor y abrumarme con sus altos picos nevados. Por eso, cuando escuché hablar de las montañas de Rwenzori, decidí que tenía, al menos, que ver ese pico alto. En el Parque Nacional Rwenzori Mountains, se encuentra el tercer pico más alto de África; el Margarita, de 5.109 metros sobre el nivel del mar, sobresaliendo entre una serie de picos situados en lo que se llama “Monte Stanley”. Estuvimos averiguando la manera de dar una vuelta por el parque, sin la intención de subirnos a la cima, por supuesto, pero sí con

Húmedo Zanzibar

Aquí finaliza el viaje de Septiembre. Cuatro meses me ha llevado el ir describiendo los lugares que pudimos visitar. Sé que he tardado, pero finalmente, queda reflejado en la página, que es lo importante. Poder compartir las fotos de los lugares es el motivo principal de la existencia de este blog; así que allá vamos. La llegada a Stone Town supuso un brusco cambio de sensación; pasamos del calor seco del norte tanzano a la humedad chorreante que te envuelve y te atrapa en la isla de Zanzibar (y te seduce, como diría Javier Reverte). Aquí no nos podíamos mover, a

El otro lado de la bahia

Al otro lado de la bahía de Pemba, muy cercano pero muy lejano si no tienes un barco, se encuentra un complejo de casas de lujo, apartadas del bullicio, tranquilas y en las que viven unos grupos de blancos de los que poca gente sabe nada. El lugar es maravilloso, con arrecifes de coral en la primera línea de la playa, tanto, que cuando baja la marea algunos asoman. Un lugar tranquilo, sin ruido, sin basura y donde poca gente te puedes encontrar. Nada que ver con el caos de la playa de Pemba los domingos por la tarde. Entre estas

IBO (Ilha Bem Organizada)

De nuevo en Pemba, y de nuevo chapa. Salimos hacia el ya famoso en este blog, Parque Nacional das Quirimbas. Este archipiélago es grande y las actividades por hacer son muchas. Aunque ya había pasado por allí una semana, aún me quedaban unas cuantas cosas más por hacer en la zona (aparte de relajarse y disfrutar escuchando el mar mientras sube y baja). El bueno de Jõao Baptista, más años que Matusalén   si las cabras pueden… nosotros también! El famoso lodge de las puestas de sol. Sergio, Sergio!! mira qué raíces!! hazme una foto!! Desde nuestro campamento central en la