León casi por sorpresa

Aunque no estaba en nuestros planes, la última noche, en Managua, donde teníamos el bus a las cinco de la mañana, salimos por el malecón, vimos la catedral vieja, la casa de los pueblos americanos y el monumento a Rubén Darío, comimos hamburguesas, tostones y acabamos, sospechosamente, bailando reguetón en una de las discotecas de la zona centro…. Volvimos al hotel, y dormimos placidamente hasta las seis de la mañana, por lo que perdimos el bus y no había más posibilidades de viaje hasta el martes que ya era laborable. ¿La solución? Irnos a visitar León, que queda más cerca de la frontera hondureña.

Así que allí nos fuimos, y disfrutamos de otra bonita ciudad colonial algo más grande que Granada y menos cuidada. El encanto también lo tiene y los paseos también son tranquilos, agradables y calurosos, sobre todo calurosos. Visitamos el museo de la revolución, que no es más que una antigua casa colonial en la plaza central con fotos de la guerra y una breve explicación de la historia del FSLN.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalmente, tomamos el domingo un bus hasta la frontera con Honduras, otro atravesando dicho país hasta la frontera con El Salvador, y de ahí encontramos uno directo hacia San Salvador. Lo curioso es que solo tardamos 10 horas, cuando el bus que habíamos perdido tardaba 12 y valía el doble. Salió redonda la jugada, disfrutando así de unas vacaciones inolvidables en la querida Nicaragua, Nicaragüita…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *