Cabo de Gata, acantilados, playas y horizonte

Por la mañana temprano salimos desde Almería paralelos al Mediterráneo hasta llegar al centro de interpretación de las Amoladeras, donde nos facilitaron un mapa y nos explicaron sobre los diferentes atractivos del Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar, un lugar precioso y controvertido, donde día tras día luchan la conservación y el turismo descontrolado. En los alrededores del centro de interpretación nos encontramos con un paraje de agaves florecidos espectacular.

Desde allí nos fuimos adentrando hacia San Miguel de Cabo de Gata, previa parada en los miradores de las salinas características de esta zona, donde habitan los flamencos y cientos de otras aves. Abundan también los birdwatchers ingleses con sus telescopios y prismáticos que siempre ayudan en la localización de aves minúsculas perdidas en el horizonte. Dejando atrás San Miguel llegamos hasta un pequeño asentamiento pescador llamado La Fabriquilla, donde cohabitan la extracción de sal y la pesca artesanal hasta le día de hoy, un paisaje que parece sacado de un cuento y con costumbres atrapadas en el tiempo.