Reencuentro con el PacĂ­fico

Brevemente haré esta entrada mencionando un fin de semana en el que nos fuimos a visitar la playa de Las Peñas, en la provincia ecuatoriana de Esmeraldas. Este pequeño pueblo de pescadores, ademås de unas playas pråcticamente desérticas, ofrece una serie de casetitas rudimentarias donde puedes probar la gastronomía típica de la provincia. Disfrutamos de unos ricos encocados, camarones reventados y arroces con mariscos. Todo aderezado con raspaditos de coco.  

En la playa abundan los cangrejos, que se alejan cuando te acercas a mirarlos. Los atardeceres son agradables y los mosquitos voraces.  

Aprovechamos la cercanía a la Reserva Cayapas-Mataje, donde se supone que se encuentran los manglares mås altos del mundo, para acercarnos a curiosear. Las indicaciones hasta el årea son bien claras, y hay señalizaciones con el logo de la reserva por todas partes. Sin embargo al llegar allí nos encontramos con un centro de interpretación bastante moderno, el cual se encontraba cerrado a cal y canto, donde pudimos ver a través de las ventanas todos los materiales educativos acumulados en montones y llenos de polvo; parecía que no había pasado nadie por allí en años. La hierba estaba crecida y la pasarela hacia los manglares estaba caída.  

Estuvimos preguntando por la zona y no hubo nadie que pudiese explicarnos quĂ© habĂ­a pasado allĂ­, cual era el motivo del abandono del lugar, e incluso ningĂșn pescador estuvo disponible para pasearnos por la reserva en su barca, alegando que no tendrĂ­an combustible hasta la prĂłxima semana.  

Al estar subvencionada la gasolina en Ecuador, parece que cuando llega a estos puntos fronterizos, hay gente que se dedica a comprarla y revenderla en Colombia, por lo que no hay abastecimiento suficiente para la gente local. Una pena.  

Total, que me quedĂ© sin visitar la reserva por imposibilidad de acceso y falta de atendimiento. InsistirĂ© y seguro que consigo visitarla algĂșn dĂ­a.  

A la vuelta fuimos hasta la ciudad de Esmeraldas para echarle un vistazo a la playa abarrotada de gente y por el camino disfrutamos de los bonitos acantilados.

Acantilados en el camino
Esmeraldas
Esmeraldas
Esmeraldas

Deja una respuesta

Tu direcciĂłn de correo electrĂłnico no serĂĄ publicada. Los campos obligatorios estĂĄn marcados con *