Nómadas hacia ninguna parte

Dentro de poco vuelve a ser 28 de Noviembre, ya hace más de cinco meses que regresé de Santiago de Chile, hace un año que nos pusimos la mochila y salimos a pasear pensando que tres meses eran mucho tiempo, se acabaron mis periplos sudamericanos y se caducaron mis vacunas. Cuando marché hacia allá jamás imaginé que iba a terminar en un barco lleno de hamacas cruzándome la Amazonía y mirando las estrellas desde el pulmón del mundo. Ahora mi forma de ver el mundo es diferente, no puedo olvidarme de aquello, tampoco quiero, y no hago más que pensar en cómo podría yo seguir descubriendo lugares como aquellos toda mi vida. Ahora sé que hay pingüinos a la altura del ecuador, que existen cañones mucho más profundos que el del famosísimo

Despedida de Felix y cumple de Iñaki

Según llegamos de la costa, empezamos a llenar globos para el cumpleaños sorpresa de Iñaki, más de cien globos y menos de cien personas preparados para la última noche de Félix y el 23 cumpleaños de Iñaki. Hubo varios platos cocinados por diferentes personas, hubo sangría, gazpacho y refrigerios múltiples… Hubo hasta piñata de winie de pooh!! Felix en realidad se ha ido a viajar por Perú con sus padres, pero ya no le vemos ninguno, porque volverá a Santiago a recoger las cosas y volará a Francia al día siguiente. El ruido de anoche fue semejante al de una discoteca. Lo mejor de la noche sin duda fue cuando nuestro amigo mexicano Pancho, hizo un concierto solista de bajo

Fin de semana costero

Este fin de semana hice mi último viaje en Chile, me fui con Nacho y Eli a una casa de una amiga de Eli en Isla Negra, donde está una de las casa de Neruda, y aprovechamos el fin de semana para conocer los pueblitos y las playas de la costa. El Tabo, Algarrobo, Cartagena, Canelo y sobre todo San Antonio, el que fuera el primer puerto de Chile, y dónde aprovechamos para comprar buen marisco y pescado que nos comimos muy a gusto en casa a la noche. En el puerto, al lado de los vendedores de marisco se amontonan los leones marinos, a la espera de lo que caiga, una pasada porque les teníamos al lado. A la

Despedidas con riesgo biológico

Recién vengo de despedir a Simón. Llevaba semanas cociéndose una despedida épica de las que hacen historia, que crease un antes y un después en la historia de las despedidas de amigos, pero realmente lo que se estaba cociendo era el divertido virus porcino humano, gripe A o como lo quieran llamar, y antes de ayer estallaron todos enfermos, bueno, no todos, algunos sobrevivimos, aunque seguramente, acabemos igual que ellos. Empezamos la despedida en casa de Nacho comiendo un Ceviche que hicieron entre él y nuestro amigo valdiviano Carlos, que ahora está rondando por Santiago de nuevo. En la comida éramos los tres y Simón, que comió a duras penas y durmió en el sofá. A la noche mi casa

El principio del fin

Ayer Ana volvió a su pueblo, Uharte Arakil, ese lugar del que sabemos más cosas que de nuestra propia ciudad. Tendremos que ir a visitar aquellas tierras, y espero que pronto. El tiempo se nos acaba a todos, nuestro año en Chile ha pasado tan rápido que no podemos creerlo. Hace nada estábamos conociéndonos y hoy no me puedo creer que a toda esta gente la conozca desde hace menos de un año y me parece increíble tener una confianza tan grande con todos ellos. Hubo una despedida, larga, con paella para desayunar, con rancheras, con tartas y con bebidas y comidas regionales. Lo pasamos muy bien, pero a todos en nuestra cabeza nos rondaban las mismas penas y alegrías.

Requegua

Tengo un amigo llamado Andrés. Él vive conmigo desde que llegué a Santiago. Muchas cosas han cambiado en esta casa desde que llegué, pero él siempre ha estado. Lleva diciendo que vayamos un fin de semana a su pueblo mucho mucho tiempo, pero por unas cosas o por otras al final nunca habíamos ido. Este fin de semana ha sido el elegido finalmente. Hemos comido mucho, bebido chicha hecha por su padre, y bailado en la discoteca del pueblo. También vimos el partido de futbol de Chile contra Paraguay, en el típico bar de pueblo con más borrachos que mesas. Ganaron los chilenos 2-0. El pueblo (y todo Chile, supongo) rebosaba de felicidad. A la noche, una luna llena preciosa

Paseando por Buenos Aires

Después de un viaje en bus de 20 horas y con interrogatorio en la frontera controlando si alguno de los viajeros teníamos gripe porcina, humana, o como quieras llamarla, llegué a Buenos Aires.   En teoría llegaba a las 8 de la mañana, pero llegué a las 9:30, y las personas que debían ir a buscarme no estaban… aunque en realidad sí estaban, pero fuera como fuese, no nos encontramos. Tampoco respondían al teléfono, por lo que eché a caminar hacia Plaza San Martín, de ahí a la calle Florida, después por Corrientes, subí por 9 de Julio y decidí entrar a un locutorio a ver si me habían escrito. Y en efecto, tenía un mail con un número de

Visita de Clara

Os acordáis de Clara? La chica catalana que conocimos en Perú y que viajó con nosotros casi un mes por el Amazonas? Pues ahora vive en Tucumán, o al menos durante una temporada, y ha aprovechado estos días para visitar Chile. Ha estado con nosotros 3 días y nos hemos hinchado a comer chorrillana y tartas! PD: Este fin de semana me voy a Buenos Aires, que toca Andy Chango con su espectáculo de Boris Vian

Talca y los altos del Lircay

Aprovechando el 1 de Mayo, festividad del día del trabajo, me fui con Simon y Felix hasta Talca, a tres horas y media en autobús hacia el sur. Llegamos allí el Jueves a la noche y tras encontrar un dudoso hostal/prostíbulo salimos a cenar por la ciudad. Había muy poca vidilla en las calles teniendo en cuenta que el día siguiente era fiesta y no encontramos casi nada abierto para cenar, todo eran tiendas de completos (perritos calientes) y a fuerza de la oferta, que sin duda era mayor que la demanda, acabamos comiéndonos uno y largándonos al hostal a dormir. A la mañana siguiente salimos para ver Talca, y todos los comercios estaban cerrados y no había nadie por

Cosas que pasan en Santiago

Hoy he vuelto a casa en un autobús en el que el conductor iba con los auriculares y no funcionaba el “parada solicitada”, había que gritarle cuando te querías bajar. Después de avisarle en mi parada he cruzado un paso de cebra cuya luz del semáforo tenía el verde y el rojo encendido a la vez. He cruzado con precaución.

Cumpleaños de Ana y nuevo compañero de casa

No había presentado todavía al nuevo compañero de casa, Iñaki, otro chico de Madrid que ha venido solo para un semestre. Nos lo pasamos bastante bien con él, es el personaje que está sin camiseta en la foto. El lunes es el cumple de Ana (vasca) pero como no es plan de celebrarlo un domingo o el propio lunes, hicimos una fiesta increible el sábado que se alargó hasta altas horas de la mañana. También estuvo el primo de Ana, Mikel, que ha venido a verla y con el que ha viajado por argentina durante unos días. Hubo natillas, tartas de chocolate, tartas de dulce de leche, de queso, choripanes, castañas asadas, papas asadas, y mil cosas más. Nos pusimos

Santuario Friki

Poco a poco el salón de casa va teniendo un santuario más friki. Primero el gato que mueve el brazo (Maneki neko), después un Olentzero que me regalaron las vascas por navidad, y ayer compré un Ekeko, que me quedé con ganas de comprarlo en Bolivia. A todo eso añadirle los panfletos que los testigos de jehová nos regalan todos los días. Aquí podeis apreciar unas bonitas imágenes.

Que lástima, pero adios.

Acabo de despedirme de mi hermano & friends… me he puesto un poco triste, porque es la última visita que voy a tener hasta que me vuelva. Mañana hago nueve meses fuera de España, tengo billete de vuelta el 12 de Julio, me quedan menos de tres meses para volver. Ahora amargado con la monotonía estudiantil y la fisiología vegetal. Ahora me queda el recuerdo en la pared. Una foto que nos tomaron cuando estábamos dando una vuelta turística en barco en Valdivia. No quisimos comprar la foto, pero vimos al que la vendía que la tiraba a la basura. Horas después César y Jaime “arrebuscaron” en ella y la consiguieron…