Del mar al cielo en una hora

Y finalmente lleg√≥ el d√≠a m√°s esperado. ¬† Cuando buscaba en internet cosas sobre Haw√°i, aparec√≠a recurrentemente una fotograf√≠a de un barquito al borde de una catarata de lava que ca√≠a al mar. Por ning√ļn lado encontraba el tour que te ofreciese esto, y por m√°s que buscaba, aparec√≠an cosas que no ten√≠an nada que ver. ¬†

Finalmente, en una de las fotos mir√© la firma del fot√≥grafo y le escrib√≠ por Facebook. √Čl me explic√≥ c√≥mo se hac√≠a y me dijo el nombre de la compa√Ī√≠a que te llevaba. Resulta que desde el 25 de Mayo de 2016 el volc√°n Kilauea est√° en erupci√≥n constante, soltando magma al oc√©ano y haciendo, por tanto, crecer la isla. Es un fen√≥meno natural √ļnico, poder ver c√≥mo toca el mar la lava a unas temperaturas elevad√≠simas y r√°pidamente se solidifica formando las islas sobre las que se establece la vida. ¬†

Hab√≠a diversas opciones para visitar, y yo eleg√≠ el tour que sal√≠a de madrugada y ve√≠a amanecer dando el sol de espaldas contra las rocas. Fue un madrug√≥n de espanto, pero vaya si mereci√≥ la pena. A lo lejos se divisaba una peque√Īa mancha roja resplandeciente y una columna de humo. Seg√ļn fuimos aproxim√°ndonos y fue saliendo el sol, el espect√°culo no pod√≠a ser m√°s bonito. R√≠os de magma flu√≠an y ca√≠an por los acantilados hasta el mar. Dicen que si aspiras mucho de ese humo azufroso, te puede destrozar los pulmones de golpe. Yo estaba un poco asustado por eso, pero los pilotos del Lava One (as√≠ se llamaba el barco hecho completamente en metal para resistir las altas temperaturas del agua) eran expertos esquivando las r√°fagas de humo que llegaban. Igualmente el olor a azufre en algunos momentos se volv√≠a insoportable. Era impresionante sentir las burbujas del agua hirviendo chocar contra la cubierta del barco. Esta, sin duda, va a ser una de las experiencias que no olvide jam√°s. Tuve la suerte de visitar estas remotas islas justo cuando un volc√°n se encontraba en erupci√≥n, y que adem√°s, esta erupci√≥n llegase al agua.

Despu√©s prosegu√≠ camino e hice una parada muy temprano (reci√©n abr√≠an las puertas del parque) en Lava Tree State Monument, una reserva geobot√°nica con √°rboles petrificados por una erupci√≥n pasada. Se quedaron carbonizados y se pueden ver los troncos de hace cientos de a√Īos. La reserva no es muy grande pero hay bastantes restos vegetales conservados por la lava, algunos de ellos todav√≠a en pie.

Desde ahí me fui directo al famoso Parque Nacional de los Volcanes, donde hice primero la ruta clásica para ver la boca del volcán Kilauea explotando a los lejos, las fumarolas de humo que salen desde el suelo y las zonas de rocas de azufre, todo ello rodeado de una vegetación bastante frondosa. El centro de interpretación es muy interesante y los guardaparques te dan todas las explicaciones del mundo de la forma más amable posible. Es la primera vez en mi vida que tengo la sensación de que sobran guardaparques en un área protegida. Al final de este camino hay un museo que te explica la historia del parque y nociones básicas de geología de una forma bastante didáctica, vale la pena.

Luego tom√© la ruta hacia la costa. Es una carretera muy interesante que va pasando por diferentes cr√°teres de volcanes extintos y tiene rotulados los a√Īos en los que fueron las erupciones que ya est√°n secas. Adem√°s puedes ver los procesos de recolonizaci√≥n vegetal sobre esta lava antigua y pasear por un t√ļnel de lava que termina en un peque√Īo parche de bosque h√ļmedo. Muy interesante. Al final llegas a un arco de lava en el mar muy bonito, y de ah√≠ sale un camino (que no me daba tiempo a hacer, pues quer√≠a hacer m√°s cosas despu√©s) de unas 5 horas si no recuerdo mal, que te lleva a un acantilado desde el que puedes ver la lava cayendo al mar de nuevo.

Esta vez s√≠, ya hab√≠an pasado dos d√≠as desde el buceo, por lo que estaba listo para subir a Mauna Kea, previo paso por Rainbow Fall, una cascada no muy grande pero bonita porque cae en una piscina de agua donde yo dir√≠a, que si te dejasen, te podr√≠as ba√Īar. Una pena el sol de frente para las fotos, porque hay im√°genes en internet muy bonitas. Por el camino me encontr√© con las cuevas Kaumana, que son unos tubos de lava tenebrosos, trat√© de entrar con la linterna del m√≥vil y no consegu√≠ dar dos pasos porque no se ve√≠a nada. Habr√≠a sido una bonita aventura de haber tenido una buena linterna.

Resulta que si Mauna Kea se midiese desde su base oce√°nica, medir√≠a m√°s de 10.000 metros de altura, y podr√≠a considerarse la monta√Īa m√°s alta de la tierra. Cuando llegu√© era niebla pura, y sub√≠, y segu√≠ subiendo, y entre curvas y curvas solo se ve√≠a niebla, pero cuando alcanc√© la cota de los 4000 metros, las nubes quedaron abajo, y el sol radiaba, y quemaba, y el infinito se ve√≠a hacia todos los lados. Me pase√© entre los observatorios y disfrut√© como un enano de ese paisaje marciano y de esa extra√Īa sensaci√≥n de fr√≠o y sol que quema.

Y con un poco de melancolía descendí pausadamente sabiendo que mi viaje se terminaba…

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. trayon dice:

    Como nos gusta pmadrugar en los viajes a horas intempestivas. Espectaculares las fotos de la lava!

    Un beso

  2. Muchas gracias por el comentario. Te habría encantado este lugar!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *