Las catedrales talladas por el tiempo

Fecha: del 31 de julio al 22 de agosto de 2021


Amanecimos muy temprano, quizås demasiado temprano, pero todo lo leído previamente sobre la playa de las catedrales indicaba que, o eras el primero en llegar, o tus fotografías estarían llenas de personas en bikini haciéndose selfies. Así que, si no recuerdo mal, a las seis de la mañana eståbamos allí. Eso sí, en modo zombie, pues aunque la noche anterior no habíamos trasnochado, esas horas no son para nadie.

Ciertamente, fuimos los primeros en llegar, pero el sol aĂșn no despuntaba del todo y hacĂ­a bastante frĂ­o, por lo que no fue demasiado agradable ese primer paseo por la playa mientras la marea seguĂ­a bajando. Poquito a poco fueron llegando algunas personas, pero al menos logramos disfrutar un rato de la playa para nosotros solos, y, por supuesto, tomar algunas fotos. Paseamos de lado a lado de la playa (hasta donde la marea o las rocas lo permitieron), primero solos, y posteriormente, con un guĂ­a local. La reserva de la entrada en esta Ă©poca del año incluye, si uno lo desea, el acompañamiento de uno de estos guĂ­as, que te explican los orĂ­genes de las formaciones y las caracterĂ­sticas de esta bonita playa. Ya llevĂĄbamos unas cuantas horas por allĂ­ y la marea no terminaba de bajar para ver los famosos arcos que dan nombre a esta playa.

Allí nos explicaron que desde hace mås de 500 millones de años, las pizarras y cuarcitas que componen estas rocas, han ido desprendiéndose de la zona costera y erosionåndose por las corrientes y flujos de marea. De esta forma, y con la propia erosión de ríos y aguas subterråneas que llegan a la costa, se dio origen a estas estructuras tan peculiares de la rasa cantåbrica, que se extiende desde Lugo hasta Cantabria, ofreciendo playas con estas características tan especiales, llenas de orificios, arcos, cuevas y farallones.

Finalmente, y tras sospecharlo previamente, el guía nos explicó que en esta época del año la marea no baja tanto como para poder acceder a verlos. Con un poquito de decepción en el cuerpo, aunque contentos por haber podido pasear solos por allí, abandonamos la playa para dirigirnos a Ribadeo, donde habíamos quedado en encontrarnos con el resto del grupo. El resto del grupo, claro, se negó a madrugar tanto para ir a una playa que ya habían visto varias veces.

Llegamos al puerto de Ribadeo, que se abre a su rĂ­a homĂłnima, desembocadura del RĂ­o Eo, que separa Galicia de Asturias. Desde este puerto hay unas bonitas vistas de toda la rĂ­a y de la ciudad asturiana de Figueras, caracterĂ­stica por sus astilleros. AllĂ­ pasamos un buen rato, al pie del Puente Dos Santos, contemplando las aguas y los barcos pasar mientras conversĂĄbamos un poco antes de dirigirnos a Rinlo, donde habĂ­amos quedado a comer con CĂĄndido, uno de los amigos de la etapa en Ecuador.

En Rinlo nos comimos un arroz con bogavante y nos reímos bastante rememorando viejos tiempos y contando anécdotas. Después de pagar una elevada cuenta y sentirnos un poco estafados, nos despedimos sin saber cuåndo podríamos volver a encontrarnos. Se separaban de nuevo los caminos y nosotros continuåbamos nuestro periplo por el norte de la Península Ibérica, en esta ocasión, con destino a La Coruña.

En La Coruña tuvimos tiempo de encontrarnos con Irene (a quien recordaréis por episodios anteriores de este blog como el viaje al norte de Chile o a Zambia), que pasa allí todos los veranos. Ella nos sacó a pasear un poco por la Ciudad Vieja de La Coruña, un conjunto de calles empedradas que son la parte mås antigua de esta histórica ciudad. Este barrio de origen medieval es muy tranquilo e invita al peatón a perderse entre los recovecos e iglesias antiguas llenas de historia. Después de este paseo, llegamos al hotel para desfallecer al final de un día lleno de kilómetros y un madrugón intempestivo.



Ruta: Madrid – Langreo – MUMI – Cangas de OnĂ­s – Ribadesella – La Cuevona – Playa la Vega – GijĂłn – AvilĂ©s – Oviedo – Colunga – Lastres – Museo Minero Valle de Samuño – Desembocadura del NalĂłn – Cudillero – Cabo Vidio – Tapia de Casariego – Foz – Playa de las Catedrales – Ribadeo – Rinlo – La Coruña – Finisterre – Santiago de Compostela – Cambados – Combarro – Pontevedra – Castillo de Sobroso – Ribadavia – Carballino – Orense – San Pedro de Rocas – Nogueira de Ramuin – Mirador de CabezoĂĄs – Parada de Sil – BalcĂłn de Madrid – Castaño Milenario de Entrambosrios – Pasarela del RĂ­o Mao – Caldelas – LeĂłn – Burgos – Echalar – Lesaca – Bera – Elizondo – Ainhoa – Zugarramurdi – San Juan de Luz – San Juan de Pie de Puerto – Roncesvalles – Pamplona – Pasajes – San SebastiĂĄn – Guetaria – Bilbao – Castro Urdiales – Santander – Potes – Espinama – Fuente DĂ© – Las Ilces – Mogrovejo – Santo Toribio – Aranda del Duero – Madrid

Deja una respuesta

Tu direcciĂłn de correo electrĂłnico no serĂĄ publicada. Los campos obligatorios estĂĄn marcados con *