Agua azul turquesa en Plitvice

Esta ma√Īana tuvimos suerte y el sol pegaba con fuerza desde bien temprano. La decisi√≥n de dejar para otro d√≠a este hermoso parque al encontrarlo con lluvia, vali√≥ la pena. Entramos temprano y nos volvimos un poco locos para elegir la ruta adecuada, pues el parque est√° organizado por diferentes tipos de caminos clasificados por tiempo y dificultad. Sin embargo muchos de ellos se cruzan y acabamos haciendo un h√≠brido entre dos rutas de dificultad y longitud media. Todo est√° organizado en pasarelas bastante c√≥modas y hay barco-taxis que puedes coger en cualquier momento para desplazarte de un lugar a otro. Igualmente hay un trenecito que te trae desde el final del camino hasta la entrada principal, por lo que

Liubliana, una capital con encanto

Temprano en la ma√Īana nos dirigimos hacia Liubliana, la capital de Eslovenia, donde hab√≠amos reservado un free tour para poder conocer la ciudad y recibir alguna rese√Īa hist√≥rica de la misma. En la plaza PreŇ°eren, bajo la Iglesia de la Anunciaci√≥n, se reunieron los grupos y nos dividimos para iniciar el recorrido por la ciudad. Una chica muy divertida nos llev√≥ a pasear por los diferentes atractivos de Liubliana. All√≠ mismo est√° el puente triple, una soluci√≥n que encontr√≥ la ciudad para mantener un espacio de tr√°nsito a veh√≠culos, adem√°s de otros dos espacios peatonales en sus laterales. No obstante, a d√≠a de hoy todo el centro hist√≥rico es peatonal, y √ļnicamente, unos minitaxis el√©ctricos gratuitos circulan por sus callejuelas,

Istria encantadora

Aunque la noche en Plitvice había sido estrellada, se levantó un fuerte viento y amaneció con una tormenta horrible. Después de un buen rato de discusión y de estudio de las opciones que teníamos, decidimos cambiar la ruta; visitar la peninsula de Istria antes de tiempo y regresar a esta lugar un par de días después, donde se indicaba que el clima mejoraría. Lo que sabíamos es que este parque nacional teníamos que verlo, y teníamos que verlo sin lluvia. Así que cogimos el coche y nos fuimos directos hasta Pula, al sur de la península de Istria, que ha sido tradicionalmente habitada por muchos pueblos y que hasta el fin de la segunda guerra mundial, perteneció en su totalidad

Parque Nacional Krka

Split por la noche, como dije en la entrada anterior, es algo m√°gico. Dentro de las murallas del casco hist√≥rico, es una ciudad fresca, con ambiente agradable y m√ļsicos callejeros que le aportan un toque excepcional. Por la ma√Īana nos recibi√≥ con un sol estupendo, con calor y con poca gente. Paseamos un poco para ver con luz lo que hab√≠amos recorrido por la noche, subimos hasta el campanario de la catedral, y las campanas repicaron brutalmente cuando est√°bamos subiendo por la escalera que las rodea; casi morimos de un infarto, pero una vez arriba, las vistas de la ciudad, el puerto y el mar Adri√°tico, merecieron la pena. Posteriormente nos fuimos hasta el Parque Nacional Krka (¬Ņalguien sabe c√≥mo

La ruta de las mezquitas

Amanecimos en Sarajevo, donde hab√≠amos reservado un free tour con Adis Hamzińá. Este chico, con much√≠simos conocimientos de historia nos llev√≥ a pasear por las calles de la ciudad cont√°ndonos con mucho detalle algunos de los √ļltimos eventos acontecidos en la historia reciente de la ciudad; desde el asesinato del archiduque del Imperio Austroh√ļngaro que dio inicio a la primera guerra mundial en 1914 hasta la √ļltima guerra balc√°nica que supuso la desintegraci√≥n de Yugoslavia. Paseamos por las calles principales, conociendo los mercados de antig√ľedades, el antiguo bazar, el puente latino, la mezquita Gazi Husrev-beg, del siglo XVI y la m√°s grande del pa√≠s. Nos explic√≥ sobre la historia de Vijeńánica, un edificio precioso que ahora funciona como ayuntamiento, pero

Kosovo, una llanura

Despertamos en Pec, y a una hora que consideramos prudente, las 7:30, salimos a desayunar. Recorrimos diversas calles y no encontramos m√°s que cafeter√≠as que no serv√≠an comida, solo caf√©. Y una multitud de hombres tomaban caf√© mientras entablaban lo que parec√≠an, agradables conversaciones viendo la vida pasar. Finalmente en una de estas cafeter√≠as, un se√Īor que hablaba espa√Īol porque trabaj√≥ en un barco por todo el mundo, nos explic√≥ que ellos desayunan en casa a las 6 de la ma√Īana y que ya a estas horas, se dedican al caf√©. Gracias a √©l nos prepararon unas tortillas francesas y unos zumos, que nos permitieron iniciar la ma√Īana con fuerzas.  Este se√Īor, tambi√©n nos explic√≥, que si segu√≠amos por la

De la ortodoxia serbia al islam albanokosovar

Despu√©s de un buen desayuno en Belgrado, emprendimos viaje hacia el sur de Serbia. Llegamos a uno de los puntos m√°s importantes del pa√≠s, el Montasterio de Studenica, enclavado en el Parque Natural Golija, construido en 1190, y que fue el centro pol√≠tico, cultural y espiritual medieval del pa√≠s durante el mandato de San Sava. El lugar es precioso, rodeado por una muralla, con dos iglesias hechas de m√°rmol y llenas de fant√°sticos frescos ortodoxos en su interior. A todo esto y al paisaje monta√Īoso, se le sum√≥ un d√≠a soleado espectacular. Tras disfrutar un rato de este lugar, proseguimos hacia el sur, llegando a la ciudad de Novi Pazar, donde ya se empezaron a ver algunas mezquitas y cafeter√≠as llenas

Serbia de Norte a Sur

Despertamos en Novi Sad, peque√Īa ciudad al norte de Serbia y a unos escasos 90 Kil√≥metros de la capital, Belgrado. En Novi Sad, paseamos primero por la zona antigua de la ciudad, donde visitamos la sinagoga y la catedral ortodoxa de San Jorge, en una bonita plaza limpia y cuidada, con acceso p√ļblico a wifi y con una estupenda tranquilidad reinante en el ambiente. Qui√©n dir√≠a que esta ciudad impoluta fue bombardeada sangrientamente en 1999 por la OTAN (matando miles de civiles) para aplacar el conflicto que se estaba desarrollando entre Serbia y Kosovo en aquella √©poca. La ciudad se caracteriza por estar ubicada a orillas del ancho r√≠o Danubio, y por tener a la otra orilla del r√≠o la

Balcanes road trip

Hace varios a√Īos que con Juan Ce√Īal, ven√≠amos plante√°ndonos una ruta balc√°nica de aproximaci√≥n; algo que nos permitiese echar un primer vistazo a esta zona tan emblem√°tica de Europa  para hacernos una idea inicial y volver, quiz√°s, en un futuro a profundizar en alguno de los pa√≠ses que la componen. Finalmente, y tras ponernos 2018 como fecha l√≠mite para hacerlo, consegu√≠ convencer a Vero para que nos fu√©semos los tres a la aventura. Esto supuso meses de preparaci√≥n, de leer blogs, gu√≠as de viaje y literatura; adem√°s de, por supuesto, preguntar a amigos/as que ya hab√≠an estado por la zona.  En un primer momento pensamos en viajar a Venecia (por precio de vuelo) y desde all√≠ movernos, pero despu√©s, averiguando,  y